martes, 14 de junio de 2011

Displasia de Meyer


La displasia de Meyer es una entidad que afecta a la cabeza femoral de los niños y se caracteriza por presentar una osificación irregular. Hemos de considerar la displasia de Meyer como una variante de la normalidad del crecimiento. Se conoce también como displasia epifisaria femoral.
La mayoría de los niños con displasia de Meyer no presenten ningún tipo de molestias y el diagnóstico suele hacerse de forma casual por la obtención de radiografías realizadas por otras causas (generalmente radiografías de abdomen o de riñón). Como se ha dicho, la displasia de Meyer no es propiamente una enfermedad sino una variante del proceso normal de osificación de la cabeza femoral.

Enfermedad de Meyer. Aspecto irregular de la cabeza del fémur

 La displasia de Meyer es más frecuente en niños que en niñas y la mayoría de los casos son bilaterales. La mayoría de los casos son diagnosticados de forma casual, al practicar un estudio radiológico que incluye las caderas (radiografía de abdomen o de riñón). Se caracteriza por la existencia de defectos radiolúcidos y fragmentación de la cabeza femoral. Ocasionalmente, algunos niños pequeños, de uno o dos años de edad, pueden presentar una discreta cojera o unas molestias en la ingle.
Cuando el niño presenta dolor o cojera conviene que sea evaluado por un cirujano ortopédico pediátrico que diagnostique el proceso y aconseje la actitud terapéutica. La mayoría de las consultas están en relación con la confirmación o no del diagnóstico radiológico.
 La displasia de Meyer no precisa ningún tratamiento específico, pero sí puede ser necesario un tratamiento sintomático. La displasia de Meyer es un proceso benigno que no deja secuelas, aunque algunas veces la cabeza femoral puede presentar al final del crecimiento una discreta asimetría en su forma... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario